QUIÉN ES DIOS: Dios y su existencia

¿Quién es Dios? ¿Qué es lo que llamamos Dios? ¿Existe un poder o fuerza superior en el universo? ¿Es Dios un invento del hombre o el hombre, es una creación de Dios? A estas preguntas, intentaremos darles respuesta a continuación.

¿Quién es Dios o que significa Dios?

¿Quién es Dios? Esta es una pregunta que nos hemos hecho los seres humanos desde el comienzo de la historia de la humanidad. Ahora la pregunta es ¿por qué tendríamos nosotros que cuestionarnos la existencia de un ser superior, a lo largo de millones de años?

Muchos han declarado que Dios es un invento humano, pero, ¿por qué si siendo un pretendido invento, ha querido persistir como un sello que cada uno llevamos dentro, el cual hace cuestionarnos acerca de su existencia?

Como sabemos a través de la historia, nos damos cuenta como desde las civilizaciones antiguas, siempre se ha intentado comprender quién es Dios. Muchos lo han interpretado, siguiendo los rasgos culturales de cada pueblo, tribu o civilización a la que han pertenecido y de la misma manera, lo han hecho las religiones y doctrinas, nacidas a partir de la necesidad de comprender la existencia de Dios.

Según la práctica, doctrina o religión y los idiomas predominantes de cada época, se le ha dado diferentes denominaciones, entre ellas Dios (español), Yhvh -Yahweh- (hebreo), Allah (árabe), Shangdi (mandarín), Bhagavān (hinduismo), además de tener en cuenta, los diferentes dioses que personificaban los aspectos de la vida y el universo, concebidos en las mitologías antiguas, entre ellas, azteca, celta, china, egipcia, griega, maya, mesopotámica, romana, etc. Sin embargo, todos estos nombres hacen alusión a lo mismo, queriendo significar, la fuerza superior que ha creado y gobierna las leyes del universo y los elementos que lo componen.

¿Quién es Dios – Cuál es el origen de Dios?

Balí

Muchos se preguntarán ¿quién es Dios y cuál es el origen de Dios?

Para dar respuesta a estas preguntas, hay que tener en cuenta, la creación del universo y de la raza humana. Si nos interrogamos acerca de cómo se creó el universo infinito, nos daremos cuenta por simple observación que detrás de ello hay toda una construcción supremamente inteligente en la que efectivamente se pensó en todos los detalles, sin dejar nada de lado.

Esto nos lleva a pensar, en que hubo “algo” o “alguien” que se encargó del diseño como tal. Pero más que diseñar un complejo universo, este ser, ya era el diseño en sí mismo. Este ser, ya tenía dentro de sí todos los elementos y los mecanismos para “ser” este diseño o universo, y también, para transformarse y modelarse a sí mismo.

Lo anterior quiere decir que el universo que conocemos no es un producto de Dios, sino que es Dios en sí mismo, pero en su forma expandida.

Dios, es infinitamente complejo con el detalle de que así cómo es la materia que vemos, al mismo tiempo, tiene una cara invisible, es decir, es un ser inmaterial y abstracto, una inteligencia personal, pero que posee una forma o “cuerpo” energético espiritual. Dada su complejidad, es difícil para nosotros (que ahora nos encontramos en forma física), comprender esta premisa, puesto que para muchos, lo que no se puede ver con los ojos físicos, no se puede creer. Este es un asunto que cada individuo debe intentar esclarecer por sí mismo, por medio de su desarrollo personal – espiritual.

¿Quién es Dios en relación con la eternidad?

Mucho se nos ha dicho que Dios es eterno. Pero, ¿qué entendemos por este concepto?


Free

Cuando hacemos referencia a eternidad, estamos refiriéndonos a la existencia sin tiempo; no hay límites, como el principio o el fin. Esto quiere decir, que al ser Dios un ser eterno, nunca tuvo un principio y nunca tendrá un final. Esto lo podemos confirmar con la ley de conservación de la materia y la ley de conservación de la energía que afirman respectivamente «La materia ni se crea ni se destruye, solo se transforma» (Lomonósov – Lavoisier) y «la energía no puede crearse ni destruirse, solo se puede cambiar de una forma a otra». Esta última ley explica el porqué, siendo la dimensión o reino espiritual conformado por energía pura, no puede ser jamás destruido.

Dios siendo la fuente primera de todo ser, el referente de toda existencia en sí mismo, rige todo y trasciende el espacio, el tiempo, la materia y la forma. Dios es omnipresente, es decir, está presente en ambos lados del universo, el visible y el invisible.

¿Quién es Dios y dónde está Dios?

Dimensión espiritual

Si concluimos que Dios existe, entonces, ¿dónde está Dios o dónde vive Dios? Dios, efectivamente, tiene un punto en el espacio en donde está concentrado su ser, su conciencia y su energía. Este punto al que hago referencia es lo que denominamos como cielo. Pero tengamos en cuenta que este cielo no se refiere a la atmósfera que rodea la tierra, ni al inmenso espacio sideral, pues los cielos físicos no serían suficientes para contener al creador del universo. La explicación a esto, es porque Dios es un espíritu en su esencia; Él vive en los cielos espirituales, un reino diferente, al reino físico del universo. Este cielo, es un reino que se halla en un plano o dimensión espiritual.

La palabra hebrea que hace referencia a espíritu, hace mención a la fuerza activa de Dios, el poder que Él utiliza para llevar a cabo su voluntad. Mediante su espíritu, Dios puede verlo todo y ejercer su poder en cualquier lugar, sin necesidad de desplazarse o de morar allí. La poderosa fuerza activa de Dios, puede llegar a cualquier sitio. De ese modo, Dios ve todas las cosas y cumple su propósito desde su ubicación fija, es decir, los cielos espirituales.

¿Quién es Dios y qué relación tiene con el ser humano?

Dios es el núcleo expandido que se ha proyectado en millones de seres y formas, entre ellas, el ser humano. Su significado conlleva a pensar que el hombre, es una extensión misma de Dios, con la misma naturaleza y que posee la misma inteligencia y perfección.

Con la naturaleza de Dios, el hombre ha heredado la libertad y la voluntad. De esta manera, ha tenido la elección de escoger su propio camino, crear su propia vida y el mundo que lo rodea. Unos han elegido el amor y otros la destrucción. Y sin embargo, allí en el reino del espíritu, espera y observa Dios, cuando la materia se transforma y la extensión de su espíritu vuelve a Él.

Conclusión

Dios es el ser inmaterial, bellamente plasmado en lo material que con su energía y amor puro e infinito, han dado el origen y la transformación de Él mismo, en el ser humano. De esta manera, podemos trazar un esbozo de quién es Dios y su relación directa con el hombre y el universo.